Por qué no voy a hacer huelga el 8 de marzo
2723
post-template-default,single,single-post,postid-2723,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-1.0.4,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-4,qode-product-single-tabs-on-bottom,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Por qué no voy a hacer huelga el 8 de marzo

Un padre y su hijo viajan en coche y tienen un accidente grave. El padre muere y al hijo se lo llevan al hospital porque necesita una compleja operación de emergencia, para la que llaman a una eminencia médica. Pero cuando entra en el quirófano dice: «No puedo operarlo, es mi hijo». ¿Cómo se explica esto?.

 

Te animo a que pienses un rato para encontrar la solución. Yo no supe dar con ella.

 

No entendía como el padre le podía operar si estaba muerto. Ay, cosas del lenguaje, resulta que la eminencia médica es una mujer, la madre del niño. Y yo pensando que la era una adivinanza con truco, y efectivamente, el «truco» está en el lenguaje.

 

El otro día mi hija me preguntó que por qué en las invitaciones de cumpleaños ponía solo niños, si también iba a invitar a niñas. Que ella tan pequeña se de cuenta de esos matices en el lenguaje me sorprendió, y  me hizo dar cuenta de la importancia que tiene la inclusión del genero femenino en su uso. Porque para cuando llegas a mi edad, has asumido tantas cosas como normales que cuando te das cuenta de que no lo son, te cambia la vida, cambia la vida de las mujeres y puede llegar a cambiar a la sociedad. Porque no es normal volver a casa un día de fiesta y pasar miedo y llevar en la mano las llaves de casa y el móvil por lo que pueda pasar. Y como este, hay mil ejemplos mas.

 

Según un estudio de 2017 publicado en la revista Science, a partir de los 6 años las niñas son más propensas a pensar que ellas son menos inteligentes que los niños debido a los estereotipos de género. De ahí la importancia del lenguaje, de incluir a mujeres en los libros de texto, de enseñar que las mujeres somos igual de capaces que los hombres, que tenemos derecho a las mismas oportunidades, de educar en la igualdad, de enseñar que el rosa no es de chicas y las faldas tampoco.

 

El otro día me decía una amiga que cada uno educa a sus hijos como quiere y que hay que respetarlo. ¿Sí? ¿en serio? ¿ está bien que una niña tarde 6 años en sentirse inferior a los niños? ¿está bien seguir escuchando cosas como estas?:

– No dejes que tu madre te corte el pelo, porque así no les vas a gustar a los chicos.

– Si le explicas a tu hijo que no se puede poner vestidos, que son cosas de chicas, seguro que lo entiende y no te lo pide más.

Flipante, como diría mi hijo, y lo que me parece más flipante todavía es que me lo ha dicho gente joven.

 

Así empieza todo, tú como niña tienes que gustar a los chicos, portarte bien, no chillar ni enfadarte, porque claro, quién te va a querer si chillas o si llevas esas pintas, o si pareces un chicazo.

Y tú niño, no llores que son cosas de niñas, no te vistas como una niña, no te dejes el pelo largo. No pasa nada porque en el patio te metas con las chicas porque bueno, ya sabes como son los niños, unos brutotes.

 

En fin, queda tanto por hacer que yo iré a la manifestación del viernes. Huelga no puedo hacer porque me toca hacer de cuidadora, pero si pudiera la haría.

 

Te dejo con un vídeo que demuestra todo lo que queda por hacer. Si me hubieran hecho a mi la prueba, yo hubiera hecho lo mismo que los del principio. ¿Qué hubieras hecho tú?. De verdad que merece la pena verlo, a mi me ha emocionado mucho.

 

Gracias por llegar hasta aquí y leerme.

 

Marta

No Comments

Post A Comment