Flor con Fortuna | ¿Cómo ve un bebé?
2269
post-template-default,single,single-post,postid-2269,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,columns-3,qode-product-single-tabs-on-bottom,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

¿Cómo ve un bebé?

La vista es un sentido muy poco desarrollado en el momento del nacimiento. Va evolucionando, hasta alcanzar su madurez entre el 6º y 8º año de vida.

El mundo de un recién nacido es pequeño y su visión también. Apenas es capaz de seguir un precioso sonajero que se mueve en horizontal. Además el alineamiento ocular es débil, por tanto, no hay que asustarse si en algún momento desvía un ojo.

A partir de los tres meses el sistema visual comienza a enfocar y ya pueden distinguir rasgos faciales y reconocer las distintas caras. A los seis meses, con el comienzo del gateo, se amplia su espacio vital y la agudeza visual empieza a mejorar considerablemente, aunque siga estando lejos de la de un niño en edad escolar.

Por todo ello es raro evaluar la visión de un niño antes de su primer año de vida, salvo si ha sido prematuro, tiene antecedentes de enfermedades oculares (retinoblastoma, cataratas, glaucoma) o enfermedades genéticas con afectación ocular. En estos casos el pediatra remitirá al oftalmólogo para comprobar que el desarrollo visual está siendo normal.

.

Autora Marga Encalado Martínez, Graduada en Optometría por la Universidad de Valencia y Técnico superior en audiología protésica.

No Comments

Dejar un comentario